Blogroll

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Widget ofrecido por www.ayudaparamiweb.com

7 dic. 2012

El Teide y su magia.


El alma de Tenerife está perfectamente representada en el Parque del Teide. Situado en el centro de la isla, es el mayor y más antigua de los cuatro Parques Nacionales de las Islas Canarias. Tiene una extensión total de 13.571 hectáreas en las que el Pico del Teide es la cota más alta - el techo de España- con sus 3.718 metros. La superficie del Parque Nacional se reparte entre los municipios de Guía de Isora, Icod de los Vinos, La Orotava y Santiago del Teide. Todo él es un extraordinario monumento geológico en el que los conos volcánicos y las coladas de lava forman un impresionante conjunto de colores y formas. Desde el 16 de diciembre de 1.989 el Parque Nacional posee el Diploma Europeo (categoría A) a la conservación. 
La vida entre la lava es ardua. En el Parque Nacional del Teide fauna y flora hacen un esfuerzo de adaptación en las duras condiciones de vida de que disponen. Los cuarenta millones de años de vida del archipiélago canario, su aislamiento y la peculiaridad de su clima han favorecido la existencia de una gran variedad de especies endémicas que desde siempre han sido un tesoro para científicos y naturalistas . Esta es la razón fundamental por la que se declaró Parque Nacional en 1954. Según la hipótesis de los geológos, aunque con cierta controversia, Las Cañadas están formadas por dos calderas - de erosión para unos, de hundimiento para otros y por ambas causas para los restantes-, una oriental y otra occidental, separadas por los Roques de García y en cuyo interior se levanta el complejo Teide-Pico Viejo. Todo el Parque está situado a una altitud superior a los 2.000 metros, con muy baja humedad relativa, alto grado de insolación y fuertes oscilaciones de las temperaturas.

La fauna:

Pocos animales superiores resisten la dureza climática del Parque. Las aves son quizá el grupo más representativo. El cernícalo sobrevuela todo el Parque y anida en él. El pinzón azul del Teide vive sobre todo en los pinares adyacentes pero se le puede ver a menudo en Las Cañadas. El típico canario también sube hasta aquí formando grandes bandos en primavera y otoño. Caminado por alguno de los senderos del Parque es posible encontrarse con el cadáver de algún lagarto clavado de una rama: es víctima del alcaudón, que suple su falta de garras con este sistema para matar a sus presas. Paloma bravía, como habitante permanente, y la migratoria tórtola son los dos únicos colúmbidos que se encuentran. En primavera y verano llegan abubillas, vencejos unicolores y otras especies. El bibista caminero coloniza todas las latitudes del Parque Nacional y tanto el cuervo, abundante hasta hace poco y al que se ha visto sobrevolando el Propio Pico del Teide, como la perdiz moruna empiezan a estar en regresión por la presión humana y el furtivismo. Los insectos son la fauna más interesante del Parque Nacional, aunque su presencia frecuentemente pasa inadvertida a los visitantes. Los expertos calculan en unas 400 las especies de insectos que viven en Las Cañadas, muchas de ellas endémicas y de gran valor científico. Pero es en la primavera cuando más llaman la atención. En esa época del año se les puede ver revoloteando entre las flores, acudiendo a la llamada de las plantas para apurar la breve polinización. El único reptil que encontramos en estos parajes es el lagarto tizón que puede llegar hasta 30 centímetros de longitud y vive tanto en los fondos de las Cañadas como en las cotas más altas del Parque. Erizo moruno y algunas especies de murciélagos son los únicos mamíferos autóctonos junto con las especies introducidas por el hombre: conejo, muflón, ratón de campo, rata y grupos de perros asilvestrados, en su mayoría abandonados o perdidos por los cazadores, y gatos cimarrones.

 La flora:

La flora se adapta sorprendentemente a la tiránica climatología de estas latitudes. De hecho, la gran cantidad de endemismos de flora que encontramos fue uno de los datos claves para la declaración del Teide como Parque Nacional. Al menos el 22 por ciento de las especies del Parque son endémicas y se encuentran amenazadas y, de todas las plantas autóctonas, un 15 por ciento se encuentra clasificado como en peligro de extinción. La retama es la especie más abundante. El tajinaste rojo es una de las plantas más sorprendentes que, en primavera, se cubre de llamativas flores rojas y puede alcanzar hasta tres metros de altura. El alhelí del Teide y la margarita del Teide son dos preciados endemismos al igual que el Aeonium y la Sventenia. A medida que se asciende no pasará desapercibido un hecho curioso. Para defenderse de los rigores del frío y el viento la vegetación es cada vez más escasa y se va achaparrando y extendiéndose sin levantarse siquiera un metro del suelo. Todo cambia en invierno. La primavera es breve y tardía en el Parque Nacional del Teide y, cuando se cumple su ciclo y llegan las nieves, el paisaje cambia de color. La hierba pajorera vuelve a presentar su aspecto pajizo y amarillento que le da el nombre. Los tajinastes pierden su típica flor para pasar el invierno. Más arriba de los 3.000 metros, hasta la misma cumbre del Teide, sólo hay una especie que consiga sobrevivir: la delicada y frágil violeta del Teide, la planta que crece a mayor altura de todo el territorio nacional. La reina de las cumbres es sin duda la delicada violeta del Teide. aprovechando las aguas del deshielo florece en la misma cumbre del volcán y en los Altos de Guajara bajo unas condiciones verdaderamente extremas. La recolección por parte de naturalistas y excursionistas en general estuvo a punto de causar su extinción hace unos años.

La geología:

Algunos geólogos opinan que el archipiélago canario es una cadena de islas formada por un fenómeno volcánico denominado punto caliente. Un punto caliente es un foco de actividad del manto que produce grandes cantidades de magma. Éste se eleva hasta la superficie y perfora la placa, dando lugar a un volcán. El punto caliente se mantiene estacionario mientras la placa oceánica se mueve sobre él. Se cree que puedan ser fisuras residuales de antiguas divisiones entre placas o el inicio de nuevos límites entre éstas. En el esquema de la imagen podemos ver cómo se está formando una cadena de islas sobre un punto caliente: primero se formó la isla que ahora se encuentra más alejada y, al desplazarse la placa, se extinguió el volcán que aportaba los materiales de construcción; el punto magmático comenzó a formar la siguiente isla y así sucesivamente. La isla de Tenerife comenzó a formarse hace unos 7 millones de años con las primeras emisiones de rocas basálticas. Sobre éstas surgió en tres etapas el impresionante conjunto formado por el Teide y Las Cañadas:

-a)Formación del edificio volcánico original: Tras formarse la base de Tenerife, las sucesivas erupciones levantaron una enorme masa en la parte central de la isla.

-b) Formación de Las Cañadas: La génesis del Circo de Las Cañadas suscita aún controversia entre los geólogos,  existiendo diferentes hipótesis al respecto como las de explosión, erosión,  hundimiento y grandes deslizamientos.
En los últimos años, las investigaciones del subsuelo de la isla y los estudios de los fondos  marinos y del relieve submarino parecen confirmar que tanto Las Cañadas del Teide como los valles de la Orotava y Güimar son depresiones  formadas por grandes deslizamientos gravitacionales de una parte de la isla.

-c) Nacimiento del Pico del Teide: Algunos millones de años después de formarse la concavidad de Las Cañadas y en tiempos muy recientes a escala geológica, se elevó el edificio más aparatoso de la isla: las masas del Teide y Pico Viejo que suben a más de 3700 m sobre el nivel del mar y ocupan una posición aproximadamente central.
 

El Pico Viejo posee un profundo embudo de 750 m de diámetro y más de 100 de profundidad, entre paredes verticales. El cráter del Teide-Antiguo, llamado La Rambleta, con los 3.500 metros de altura, con forma de herradura abierto al nordeste, está ocupado por el Pitón, que surgió más tarde y del que partieron coladas negras, que desbordaron el antiguo cráter y se derramaron por las laderas del Teide-Antiguo, formando sus lenguas de lavas negras un rosetón sobre las empinadas laderas.
También hay otra serie volcanes parasitarios o secundarios; unos arrojaron lavas muy viscosas, con recorrido corto y acumulación caótica de grandes bloques, como los procedentes de Montaña Rajada, cuya corriente formó el Valle de las Piedras Arrancadas; otros, como Montaña Blanca y Majuá, en fase explosiva, arrojaron grandes cantidades de pómez; más tardíamente surgieron otros de tipo basáltico.
 

El Teide culmina en el Pilón de Azúcar, que presenta aún actividad residual en forma de fumarolas y solfataras a 86 ºC.
La última erupción del Teide fue en 1798, la de Chahorra o narices del Teide, que abrió cinco bocas en las laderas de Pico-Viejo cuyas lavas se extendieron por la parte sur de las Cañadas.
La mas reciente actividad de los volcanes de Tenerife fue la erupción del Chinyero en 1909.


Galería de imágenes:








2 comentarios:

  1. Muy interesante, y las imágenes son una pasada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta, me alegro que te gusten las fotografías.

      Eliminar

Publicarlo en Twitter

Crónica Evolutiva

El Tiempo

pronostico del tiempo Oliva

Sígueme por Email